Jardín botánico Cosmovitral: una obra de arte completamente viva

En el corazón de nuestra ciudad Toluca, se yergue un singular edificio de estilo Art Nouveau cuya estructura de hierro forjado y grandes ventanales de cristal albergaban entre 1910 y 1975 al Mercado Municipal 16 de Septiembre: el Cosmovitral-Jardín Botánico.

Al cerrar el mercado, las autoridades del gobierno decidieron convertir el espacio en Jardín Botánico, el cual abrió sus puertas al público el 5 de julio de 1980; y transformar los ventanales en Cosmovitral, una extraordinaria obra artística que se concluyó en 1990 con la colocación del Vitropláfon.

El Jardín Botánico se extiende sobre una superficie de 5,000 m2 de los cuales 3,500 lo ocupan alrededor de 400 especies de plantas, árboles y arbustos procedentes del Estado de México y del resto del mundo. En medio del jardín se encuentra un busto  en honor a Eizi Matuda, un explorador y botánico japonés que durante 28 años realizó el Herbolario del Estado de México. Esta obra monumental contiene más de 6,000 especies de plantas descubiertas y clasificadas por este ilustre científico.

El Cosmovitral es el más importante vitral construido en el siglo XX, una de las aportaciones al arte contemporáneo internacional más relevantes, y según los expertos ¡es el vitral más grande del mundo!

Creada por el maestro Leopoldo Flores Valdés, esta obra monumental requirió la participación de un grupo de casi 100 artesanos para la elaboración de emplomados, más de 40 toneladas de vidrio soplado, 28 diferentes colores de vidrio  y más de 70 tonelada de estructura metálica. A través de sus 71 vitrales, incluyendo el vitroplafón, el Cosmovitral aborda la “Relación del hombre con el universo”, los ciclos de la vida y las dualidades y antagonismos del universo.

Desde el punto de vista técnico el Cosmovitral asombra por su serena perfección y por la calidad de su factura. 75 toneladas de estructura metálica, 45 toneladas de vidrio soplado, 25 toneladas de cañuelas de plomo y 500 mil fragmentos de vidrio, distribuidos en 30 mil secciones y dotados de 28 colores diferentes; el Cosmovitral no es solamente una obra de arte, pues constituye también un espacio de convergencia entre la luz, el cosmos y la naturaleza, que enmarca, sin duda un majestuoso Jardín Botánico.

Fuente: Travel by México